CRÉEME SI TE DIGO QUE ERES UNA MUJER ASOMBROSA

Eres una mujer asombrosa Cada día desde hace algún tiempo (en particular, diría que desde que soy madre más todavía), al cerrar los ojos, ya en la cama, me digo a mí misma: «Has vuelto a hacerlo. Eres asombrosa». Trabajo, niños, casa, ocio, médicos, colegio,...